Francia: la fine del dirigismo?